30/10/15

October Obsession...

Y a mi que me encanta octubre, sus colores marrones y anaranjados, rojos intensos, amarillos, los rayos de sol que salen entre los arboles, el suelo lleno de hojas, montones de hojas, no se que tienen las hojas que dan ganas de pisarlas, de tirarte de golpe sobre ellas, y aunque no me tire porque con la edad nos sale la vergüenza, desde luego que si que me encanta andar sobre ellas y pisarlas.

He estado recogiendo hojas bonitas, de mil colores, y alguna que otra piña, creo que haré un popurrí, y si no lo hago, no pasa nada, porque me estoy divirtiendo de lo lindo solo comportándome como una niña.
Pero como todos los meses, este mes ha habido una serie de cosas y objetos por los que he sentido devoción.


Un capricho: El colorete y sombra de ojos de Tom Ford, ha sido mi capricho del mes. En concreto el mío es el número 3, Plum. Un color en degradado que sirve para las acentuar los pómulos y los párpados. Es el primer producto que tengo de esta casa y tengo que decir que estoy encantada. La pigmentación, el olor, el tacto, la sutileza, me han cautivado. Y eso sin hablar de la más absoluta elegancia que acompaña a todo su packaging.


Un olor: Romance de Ralph Lauren. No se si será el otoño, que lo veo tan melancólico o romántico, el caso es que este mes me ha dado por usar esta colonia que me encanta. Sus matices a fresia blanca y rosa, violeta blanca, jazmín y flor de loto la hacen diferente. Odio cuando te dicen, ¡uy! hueles a tal colonia o a tal diseñador. Los perfumes deberían de oler a nuestra personalidad, deberian poder diferenciarnos, identificarnos como individuo, que nos digan, que bien hueles, no que hueles a fulanito. Aunque lo de fulanito depende de las circunstancias también podemos admitirlo.
Fuera bromas, este perfume para mi, y a pesar de ser de linea comercial, reune todas esas caracteristicas que tanto me atraen de los aromas. 

Un color: Coral, en mi caso he combinado el coral de la Shellac y el Tutti Frutti de Chanel. Es que es uno de mis favoritos, no se que haré cuando se me acabe. Bueno si lo sé, gastar el resto que tengo. No puede entrar nada nuevo, hasta que no gaste lo que tengo, Excepto el capricho del mes, ahí si que me permito que pueda entrar uno. Pero seamos sinceras, tengo más caprichos a alcanzar que otra laca de uñas. La Shellac, me ha gustado por durabilidad, pero he de decir que a mi las uñas me crecen bastante rápido. y no me ha gustado ver la parte creciente sin pintar. El hecho de que tenga que retirarmela en el salón de belleza hace que a no ser que sea para ocasiones especiales no creo que repita. Me gusta la idea de poder cambiar cada semana de color y con la shellac tengo un poco más durabilidad y esto me aburre. Aunque para la pedicura creo que esa una fantástica opción.


Un bolso: Zubi tiene unos bolsos maravillosos, y aunque este mes he usado otros, desde que a finales ha llegado este a mi vida no me lo quito para nada. Es de la nueva colección con estampados más geométricos y me encanta porque lo veo tan diferente. Además este en concreto esta lleno de valor sentimental, así que lo uso con mucho más cariño.


Una App: Passbook, sé que viene de serie en el Iphone, supongo que para Android también estará. Para mi este mes se ha convertido en un básico. No sé ni cuantos aviones he cogido en el último mes, y el hecho de no tener que andar imprimiendo las tarjetas de embarque o correr el riesgo de perderlas me ha quitado más de un problema. Sé que con Renfe también sirve y no se si con alguno más. De momento la voy descubriendo poco a poco, y este mes ha sido mi inseparable. Os la recomiendo. Y si sois de las que tenéis miedo a no tener el papel, funciona perfectamente pero siempre podéis pedir la tarjeta de embarque en el aeropuerto diciendo que os vais a quedar sin batería. Os la dan sin problemas. 


Un libro: La Magia del Orden, de este os haré reseña estos días. Me ha encantado. Sobre todo porque yo soy un desastre. Soy superdesordenada, un auténtico caos, no tiro nada, guardo todo, y cuando me pongo a hacer limpieza me da la sensación de que tengo Diógenes. Últimamente y al trabajar fuera, cuando vuelvo a casa tengo ganas de ordenar y de tirar muchas cosas que veo que no necesito aunque otras me da pena. Este libro me ha ayudado a entender las cosas de otra manera, a entender la vida útil de los objetos y su misión. Así que estos días que estoy en casa, y cuando el catarro me ha dejado, me he dedicado a seguir vaciando objetos, ropa, libros..., voy a dejar las anécdotas para la reseña. De momento, quedaros con el nombre de su autora: Marie Kondo

Os voy a poner otra fotito de mi capricho del mes, porque es tan bonito, que se merece verlo más de cerca. Los caprichos hay que lucirlos. :) 


Por lo demás, octubre ha sido un mes bastante intenso, sobre todo de cambios. He cambiado Londres por Liverpool y el cambio no me ha podido gustar más. Me encanta esta ciudad, si me seguís en Instagram vereíss mis andanzas pero de todas formas, en breve os haré un post de esta ciudad, aunque me queda pendiente los de verano.  


Y poco más por hoy, espero que lo paséis muy bien en Halloween, yo este año no he hecho muchas cosas, es más, creo que me veré Don Juan Tenorio, creo que es una tradición que tampoco deberíamos perder.

Feliz Halloween ❤

Post Data
Aunque reconozco que Viernes 13 o el Resplandor 
son unos grandes y aterradores clásicos.


Share:

1/10/15

De tazas, piedras y sesiones bajo los chopos...

A veces hay sesiones de fotos que en tu cabeza salen perfectas, te imaginas el río, los chopos, la luz del sol que se filtra entre sus hojas, el gorgoteo del río, y dices, va a salir genial, pero luego te das cuenta que las piedras, por mucho que las pongas, no son lisas. Siempre hay sobresaltos, y diferentes niveles. Pero no importa, porque así es la vida, diferente. Porque tu tampoco es que seas fotógrafa, tan solo tienes una cámara e intentas hacer fotos bonitas.

Pero cuando una amiga se lanza en un proyecto, eres fotógrafa y lo que haga falta.

Sé que muchas igual ya conocéis a Carla, hace unos dibujos preciosos, laminas personalizadas y muchas más cosas. El caso es que sus dibujos, tienen ese justo punto de sutileza y ternura que es imposible no caer rendida en uno de ellos.


Hace poco se lanzo al mundo empresarial con una pequeña tienda de La Tortuguita Blanca donde podemos encontrar tazas con sus dibujos insignia como las botas hunter o la chica con el paraguas rosa. 
Pero no solo tazas, sino cuadernos, e incluso cojines. 



El pingüino me parece una preciosidad, ahora lo ha sacado en formato cojín y no puede ser más apetecible.


El caso, es que, un día cogí todas sus tazas y me plante en el río de mi pueblo. El próximo día me voy con el carrito de la compra lleno de atrezzo, porque iba supercargada. Que sí las tazas, el trípode, la cámara, la toalla, un paquete de filipinos para ir amenizando la sesión, incluso me lleve un libro.

Vale, que no me salieron muy rectas, pero con el río de fondo como que queda más salvaje ¿no?, más a lo tarzan. 

Espero que os gusten y no dejéis de echar un vistazo a su tienda, porque hace cosas monísimas.




Al final, entre que se metía el sol, que hacia calor y que el agua no hacia más que llamarme, decidí recoger un poco todo, y tumbarme a la bartola a comer los filipinos mientras veía el sol ponerse.



He aprendido a parar los momentos, a saborearlos y a disfrutarlos.
Aunque no haga nada, en realidad, lo hago todo.

Feliz Jueves ❤

Post Data
Debo ser la única con alergía al otoño...
Share:
© Scarlata y el Señor Don Gato II | All rights reserved.
Home sweet home